Saltar al contenido

Guía para elegir la micropipeta perfecta

La micropipeta es un instrumento totalmente indispensable en el laboratorio, debido a la cantidad de tiempo y trabajo que ahorra. Para sacarle el máximo provecho a tu micropipeta has de saber elegir la que mejor se adapte a tus condiciones.

Para eso hemos creado esta sencilla guía que te dará unas pautas para ayudarte a comprar el modelo más apropiado.

Los 5 factores a tener en cuenta para elegir tu micropipeta


Si buscas un tipo concreto de micropipeta, has de saber que hay una serie de aspectos a tener en cuenta

Micropipetas baratas
¿Ésta, ésa o aquélla? Si tienes en cuenta los siguientes aspectos podrás realizar una buena compra

 

 

  1. En qué área vas a trabajar. No es lo mismo trabajar en el campo de la biología molecular como trabajar en un laboratorio químico. En el primer caso, es más probable que necesites un tipo distinto de micropipeta, como una multicanal, mientras que en el segundo caso una pipeta manual o automática será la mejor opción.
  2. El volumen de las muestras con las que vas a trabajar. Cada micropipeta tiene su propio rango de volúmenes que puede pipetear. Por lo tanto, para seleccionar la tuya, asegúrate de saber el rango de volúmenes que acostumbras a usar en el trabajo.
  3. La precisión de la micropipeta. De nuevo, dependerá del campo en el que te encuentres. Así, para química analítica se requieren aparatos muy precisos, del rango de décimas de microlitro. 
  4. Esterilizable o no. Otro aspecto importante es el hecho de que la parte inferior de la micropipeta sea esterilizable o no. Trabajar con microorganismos patógenos exigirá una micropipeta que pueda ser fácilmente esterilizable, para eliminar todo posible rastro de microbios.
  5. La calidad. Por último, pero no por ello menos importante, la calidad. Casi todas las marcas de micropipetas (Usa Scientific, Toppette  Scientific, Eppendorf…) cuentan con una gran experiencia y calidad en el campo, pero has de distinguir entre los distintos modelos, precios y gamas. Mas allá de las marcas conocidas, no compres ninguna micropipeta sin certificado, pues al final un defecto en la medida te puede salir muy caro…

¿Autoclavable o no?


Como se había indicado anteriormente, la esterilización de nuestra pipeta es un aspecto a tener en cuenta. Si las condiciones de trabajo demandan la esterilización constante del aparato, es mejor buscar una micropipeta autoclavable.

Esta característica se suele encontrar en las características de la micropipeta: generalmente es la parte inferior la que puede introducirse en el autoclave. Es importante mirar la temperatura de esterilizado para no causar daños o defectos en la pipeta.

Las puntas para pipeta importan


Es importante seleccionar unas puntas para pipeta adecuadas a la tarea y a la micropipeta.

micropipetas digitales
Una clasificación por colores nos ayudará a clasificar las distintas muestras

Destacaremos los aspectos principales para la selección de las puntas de pipeta:

  • Deben ajustarse al volumen pipeteado. No es necesario que sea exactamente el mismo volumen, pero si algo superior a poder ser. Por ejemplo, si vamos a estar pipeteando en el rango de 80 a 120 μL, será mejor comprar puntas de pipeta de 150 μL
  • La composición de las puntas de pipeta. Por lo general, el material estrella es el polipropileno, ya que tiene unas propiedades físicas que permiten la total expulsión del líquido.
  • El grado de esterilización. Aunque todas están química y biológicamente limpias, hay puntas para pipeta que cuentan con un esterilizado por autoclave tanto en las puntas como en la caja.

¡Importante!

Dependiendo del fabricante, las puntas para pipeta de distintas especificaciones vienen diferenciadas por los colores de la caja, lo que facilitará el proceso de selección de la adecuada

¿Merece la pena comprar micropipetas de segunda mano?


Realmente se trata de un producto que es difícil de encontrar de segunda mano, puesto que al tratarse de material de laboratorio, suele usarse hasta ser reemplazado por un modelo más nuevo o mejor.

Además, la principal característica de una micropipeta es la precisión de la medida: una micropipeta de segunda mano puede sufrir deterioros que alteren la exactitud de la muestra. 

A mayores de esto, la elección también dependerá del dinero ahorrado. ¿Te va a salir rentable?. Por poner un ejemplo, si quieres comprarte una micropipeta de 100 euros, y de segunda mano la puedes adquirir por 80 euros, quizás esos 20 euros no valdrán la pena. Si se trata de una micropipeta más cara de unos 800 euros y el ahorro es de 200 euros, entonces te lo podrás pensar.

Como conclusión, dependerá del rango de precio que vas a ahorrar. Y si vas a decantarte por la opción de segunda mano, asegúrate de pedir el justificante de calibrado de dicha micropipeta antes de comprarla.

Micropipetas ordenadas por rango de precios


Con el fin de ofrecerte una ligera noción, hemos creado una tabla orientativa de las micropipetas en función del presupuesto:


Esperamos haberte ayudado en el proceso de cómo escoger tu micropipeta. Si tienes alguna duda, escríbenos, ¡estaremos encantados de solucionarla!

Guía para elegir la micropipeta perfecta
¡Vótanos!